lunes, 26 de marzo de 2012

Piparras

Después de algunos productos "envasados" volvemos a hablar de productos frescos y además de estacionalidad muy limitada. Hace justo un año traíamos a estas líneas los guisantes lágrima y ahora volvemos a apuntar al norte con las piparras.

En conserva, siempre con la etiqueta de "eusko label", son un magnífico acompañamiento de cualquier contundente plato de legumbres, dándole el contrapunto fresco, ácido y crujiente a una fabada, unas lentejas o unas judías con perdiz.

Sin embargo y aunque mucho más difíciles de encontrar, son frescas como más me gustan, como aperitivo y preparadas a lo "Martín Berasategui"; piparras bien limpias (y secas), sumergidas 20 segundos en aceite caliente (aunque no humeante) y tras pasarlas por papel absorbente, tomarlas de aperitivo (como si fueran pipas) acompañadas de su champagne favorito.

Me hice con ellas en uno de esos puestos que me fascinan en los soportales exteriores del Mercado de la Brecha de San Sebastián, por lo que no puedo darle esta vez muchas más referencias de compra. Les confirmo que no es fácil hacerse con ellas en fruterías de Madrid pero si el antojo es irrefrenable, acódense en la barra de la Taberna Laredo y quítense el antojo.

Si tienen más pistas, no dejen de compartirlas y mientras tanto (si las encuentran), que ustedes las disfruten.

@ladespensadeJAC