domingo, 12 de febrero de 2012

Patatas fritas San Nicasio

Parece mentira que algo tan sencillo y tan arraigado a nuestra cultura popular sea algo que apenas encontramos con un mínimo de calidad. Hablamos hoy de nuestras apreciadas patatas fritas.

Solas o en compañía de otros (mejillones, boquerones en vinagre,...) son algo de lo que  parece  no nos cansamos nunca y si además, añadimos que su precio es perfectamente llevadero con esta tormenta que nos sobrevuela en forma de crisis, habremos conseguido la cuadratura del círculo.

Como les decía, resulta realmente complicado encontrarlas de calidad, tanto en bares (cuantas patatas rancias habremos sufrido como tristes acompañantes de unas cañas) o envasadas. El oligopolio que domina el mercado de los aperitivos (no merece la pena dar más detalles...) o los cuasinfinitos sabores creados mediante saborizantes químicos parecen haber aparcado las esperanzas de encontrar unas simples patatas fritas bien fritas, preferentemente en aceite de oliva.

Y como no todo estaba perdido, me encontré hace unos meses por casualidad con una bolsa de unas sobresalientes patatas fritas San Nicasio. Patatas españolas, fritas en aceite de oliva virgen extra y aderezadas con sal del Himalaya (no estaría de más corregir al alza el punto de sal), de corte grueso, textura firme y adictivo crujiente. Creo que no hace falta decir más.

No es complicado encontrarlas en los establecimientos del Grupo Vips, en la tienda delicatessen de Hermanos Peña o en establecimientos de El Corte Inglés y por tanto, están fácilmente alcance de la mayoría.

Disfrútenlas en su próximo aperitivo casero y cuéntennos qué les parecen.

@ladespensadeJAC