miércoles, 11 de enero de 2012

El te de Sans & Sans

"Ya pasó". Eso es lo primero que me vino a la cabeza el pasado día 7 después de un mes de gastronomía intensiva (y extensiva).

Es momento de respirar, coger fuerzas y recuperar ilusiones así que comenzamos el año con un producto poco calórico que contribuye a ese proceso de "regeneración" casi obligado que se produce sistemáticamente todos los comienzos de año. Hablamos de té.

Siguiendo con ese afán de "dar a conocer", no voy a hacer ninguna tesis sobre orígenes, tipos, modos y tiempos de preparación, porque eso es un mundo y seguramente no soy el más indicado para elaborar teoría alguna. Sin embargo y a pesar de la multitud de marcas y tiendas que versan en exclusiva sobre el té, Hace un par de años pude probar por primera vez los tés de Sans & Sans y desde entonces paro en su tienda de la Avenida Diagonal cada vez que piso Barcelona.

Me gusta gran variedad por países (India, China, África,...) y por supuesto, su calidad, pero me gusta sobre todo el empaquetado individual al vacío y la posibilidad de seleccionar pequeñas cajas con doce opciones distintas en las que probar y elegir, sin estar obligados a comprar cantidades que irremediablemente se secan en nuestras despensas perdiendo la frescura y calidad iniciales.

No es fácil encontrarlo fuera de las dos tiendas propias de la Ciudad Condal, salvo en puntos "gourmet" como Embassy en Madrid o incluso probarlo en restaurantes como El Paraguas y sobre todo, El Bohío, lugar donde los probé por primera vez.

Prueben, comenten y disfruten de un comienzo de año gastronómico relajado, que tenemos muchos meses de productos más contudentes por delante.