miércoles, 7 de septiembre de 2011

Comprar carne en Madrid

Aunque parezca mentira y para muchos Madrid sea la principal o una de las principales despensas de España, mi experiencia en la compra de carne de vacuno en Madrid, en cualquiera de sus cortes y razas, se ha saldado si no con fracasos, sí con decepciones.

Decepciones porque a menudo el marketing, la imagen y el prestigio transmitido no se han correspondido con la calidad final del producto comprado.

No es mi objetivo hablar de la calidad media de las distintas IGP (Indicación Geográfica Protegida). Tampoco lo es entrar en un debate de difícil solución sobre la edad media de los ejemplares sacrificados o sobre los puntos de maduración aunque parece obsesiva la tendencia de algunos gourmets con ejemplares de trabajo que pueden superar los diez años y con maduraciones en cámara que incluso llegan a rozar lo aceptable para la salud.

A modo de anécdota, compruebo que esta tendencia es ampliamente rebatida, por ejemplo, en algunos locales del País Vasco con animales de "mediana edad" y apenas un mes de maduración en cámara. Llevándolo al extremo, en el centro de Italia es impensable sacrificar animales de más de dos años y en los que la alternativa a la completa ausencia de grasa infiltrada en la carne es el impecable tratamiento en parrillas ubicadas en hornos de leña.

Sin embargo y como les decía, el objetivo de mi post es considerablemente menos ambicioso y se trata únicamente de encontrar solomillos, filetes de cadera, lomos,...cuyo sabor sea destacable en sencillas preparaciones domésticas teniendo en cuenta los limitados medios "técnicos" con los que la mayoría contamos.

Tras mucho bregar y hablando sólo de establecimientos de comercio minorista, el caballo ganador está claro o a lo sumo y siguiendo el símil hípico, la apuesta a colocado. El primero, Gold Gourmet, con Eugenio a la cabeza de una de las secciones más desconocidas de esta tienda y en el que se sacrifica variedad a costa de una calidad impecable. Vayan y déjense aconsejar.

El segundo, Hermanos Peña en el Mercado de Chamartín. Mucho más ambicioso en su planteamiento y con una variedad de productos sensiblemente mayor con el que difícilmente van a sentirse defraudados. Aún así, siempre es mi segunda opción.

Que ustedes lo disfruten y si conocen otras alternativas no dejen de compartirlas.