martes, 7 de junio de 2011

Aceites: Castillo de Canena primer día de cosecha

Haciendo gala de espíritu democrático y de acuerdo con los resultados de la encuesta, seguimos adelante con un nuevo post sobre productos.

Creo que después del mundo del vino, el del aceite de oliva es el que despliega mayor complejidad y en el que no es sencillo conocer, aunque sea mínimamente, denominaciones, regiones, tipos de aceituna y en general cualquier otra característica que nos permita caracterizar un ecosistema tan complejo como apasionante y en el que, sin que sirva de precedente, somos una referencia mundial en este nuestro país.

Sin pretender hacer un glosario, ni siquiera entrar en comparaciones sobre si es mejor éste o aquél, reconozco que hace unos meses descubrí un aceite que me fascinó y que comparto con ustedes: el jienense Castillo de Canena primer día de cosecha.

De un primer vistazo me generaban cierta desconfianza esas etiquetas firmadas por algún personaje mediático (de hecho las botellas que guardo en casa no contienen autógrafo alguno) aunque nada más lejos de la realidad. El oro líquido que encierran esas rojas botellas es de auténtico lujo.

En dos variedades, arbequino y picual, más presente la almendra el primero y quizás más herbáceo el segundo, son perfectas para consumir "en crudo".

Sólo dos pegas, la primera, la limitada producción de 20.000 botellas y la segunda, su precio entre los 15 y los 20 euros la botella de medio litro.

Si pueden, no lo duden y que ustedes lo disfruten.